miércoles, 14 de marzo de 2012

Fernando, de muy bajo perfil

La verdad es que la actitud del presidente del PRI en el Estado Fernando Morales Martínez, deja mucho que desear. Más que dirigente de un partido político que desea ganar la presidencia de la República, nuestro personaje tiene un discurso que podríamos equiparar con un chivo en cristalería, bravucón o chavo banda. Varil, varil, pues.
Y me causa más extrañeza que teniendo como asesor a un político experimentado y con habilidades para el manejo del discurso, me refiero al profesor Miguel Angel Ceballos López, Fernando carezca precisamente de discurso. Discurso serio, profesional, de nivel, de altura, de un político que pretende ser gobernador del Estado de Puebla (no se rían, por favor).
Mi amigo Fernando Morales ha dado muestras de pocas lecturas, falta de preparación, actualización de temas, carencia de estrategia y hasta un dejo de soberbia y arrogancia (sellos, por ejemplo, del marinismo). Es, digamos, un dirigente sin rumbo.
Realmente no puede comentarse mucho acerca del actuar del Fer como presidente priista, pues muy poco ha hecho. Sin embargo, el ridículo que hizo al inicio de la semana es botón de muestra de su nula perspectiva política y visión de estado. Y es que fue al palacio municipal de esta ciudad a cuestionar el Programa de 1000 Calles del gobierno de Eduardo Rivera Pérez, lo cual no se le cuestiona, pero la forma y las palabras, el discurso, son el verdadero problema.
"Cobarde, el presidente municipal es un cobarde si no es que demuestra que en realidad pavimentó 1000 calles en el primer año de su gobierno" ¿¿¿what??? ¿Cobarde? ¿es ese el término adecuado o el calificativo certero para un gobernante que, a decir de Morales, no ha cumplido? ¿Por qué no llamarlo ineficiente, incumplido o hasta mentiroso? Pero ¿cobarde? ¿por qué cobarde? si cobarde es: falto de valor o miedoso.
Fer ¿qué tiene que ver ser cobarde con ser incumplido? O al menos que yo no haya entendido y lo llamó cobarde por el simple hecho de que no estuvo presente cuando fue a verlo a su oficina, aunque el alcalde andaba ese día en Estados Unidos. Este detalle es una simpleza de la ligereza con que el presidente tricolor maneja su, tan de bajo nivel, discurso político.
Y es que con ese perfil, me queda la impresión que el único mérito político de Fernando Morales Martínez es: ser hijo de Melquiades Morales Flores.

El Verdugo
Hoy regresa de sus vacaciones la subdirectora administrativa del hospital de especialidades del ISSSTEP Marcela Hernández Charolet. Se encontrará con una investigación por tráfico de influencias, pues todo parece indicar que favorece a su pareja sentimental con los contratos publicitarios de la institución. El Verdugo dice: Ya lo dijo Mario Marín.- aquí, quien comente un delito, se llama delincuente. Y lo dijo Rafael Moreno Valle.- nadie por encima de la ley. Y entonces ¿qué pasará hoy?
Gracias

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada